18 July 2016

Por: Msc. Ernesto Antonio Figueredo Castellanos

 

Cuando una persona o grupo de personas deciden crear un negocio, lo están haciendo con el objetivo de alcanzar el éxito. Resulta de utilidad conocer que Jack Welch (exdirector general ejecutivo de la General Electric por más de 20 años) definió que el éxito significa ganar, y si sabemos cómo ganar, creamos oportunidades para todos y en todas partes: la población prospera y crece, las personas se sienten optimistas respecto a su futuro, disfrutan de más recursos y pueden devolver una parte de ellos a la sociedad. Ganar es la fórmula que regenera todo aquello que toca y hace que el mundo sea un lugar más amable para todos. En lo que respecta al éxito, las personas lo significan todo.

 

Cualquier negocio para que funcione bien necesita de tres recursos imprescindibles: materiales, financieros y humanos. Los recursos materiales se relacionan con las materias primas, insumos, equipos, maquinarias; los financieros están vinculados con el dinero, es decir, la disponibilidad que se tenga de este recurso ya sea en efectivo en caja o en banco con el fin de adquirir los recursos materiales y realizar el pago de las obligaciones contraídas con terceros; mientras que el recurso humano es considerado como el más importante y factor determinante, pues es el que realiza el proceso de transformación y agrego de valor al producto o servicio ofertado. Poner las personas al centro de la actividad económica es un reto hoy. 

Además, Librada Taylor, en su libro “Yo ¿Cuentapropista?” afirma que solamente el 10% de los negocios alcanzan ser exitosos en un período de tiempo de 10 años, mientras que Bill Gates dijo en una ocasión que una empresa no está a más de dos años de la quiebra. Al interpretar lo anterior, tenemos que tomar las decisiones adecuadas y hacer las cosas correctamente. 

Cuando se va a realizar el proceso de compra de las materias primas se deben adquirir las cantidades adecuadas, en el momento justo y con calidad requerida, teniendo presente la fecha de vencimiento. En cuanto a los recursos financieros o monetarios hay que administrar teniendo presente que se debe tener un saldo óptimo de efectivo, rotar los inventarios lo más rápido posible, gestionar eficientemente las cuentas por cobrar y alargar el plazo de pago en lo posible sin caer en incumplimiento con los proveedores. El ciclo de cobro tiene que ser inferior al ciclo de pago, de lo contrario el negocio enfrentaría un desequilibrio en el financiamiento interno, que en un período prudencial conllevaría a una falta de disponibilidad de efectivo. 

Actualmente, en muchos de los negocios que funcionan en Cuba las compras se efectúan al cash, se sugiere que cuando se realicen compras mayoristas se gestione un crédito comercial, es decir, entre ambas partes pactar que las obligaciones contraídas se liquiden en un período de tiempo acordado. Por ejemplo, un camión cargado de viandas al llegar a un Mercado Agropecuario Estatal o una Cooperativa No Agropecuaria dedicada a la comercialización de productos agrícolas, pueden pactar el pago a 7 días en dependencia del período de abastecimiento que se establezca, en La Habana a esto lo llaman “venta al dedo”. 

Si para el funcionamiento de su negocio desea adquirir maquinarias y equipos es necesario disponer de altas sumas de recursos monetarios, de no contar con fondos propios para este fin, puede recurrir al financiamiento externo de una entidad bancaria, para el propósito de inversiones. También, el Banco Popular de Ahorro y BANDEC oferta financiamiento para capital de trabajo, que es el importe necesario para la puesta en funcionamiento de cualquier negocio y su mantenimiento, son erogaciones que se hacen para adquirir materias primas, insumos, pagos de salarios, electricidad, agua, teléfono y otros más. 

Otros consejos:

  • Haga un estudio de mercado: pregunte a las personas qué productos o servicios necesitan y que existe poca oferta, cuánto están dispuestos a pagar por ello, con qué calidad lo desean o necesitan, haga prototipos del producto para varios allegados lo prueben, critiquen, enriquezcan. Vea los productos, precios, calidad, clientes, fortalezas y debilidades de su competencia. Analice lo más objetivamente posible, sus propias debilidades y cómo mejorarlas, identifique amenazas y riesgos de su entorno, de las políticas aprobadas, de la adquisición de los insumos, sea crítico en esta parte…NO SE ENAMORE DE UNA IDEA. 
  • Haga un plan de comunicación de sus productos y/o servicios. No espere tener todo listo para arrancar: distribuya plegables, volantes, almanaques, pulóveres, introduzca en los “paquetes de películas” alguna promoción visual, página web o perfil en Facebook u otra red social, ConoceCuba, Isladentro. El diseño de su local de ventas debe ser atractivo al consumidor, sea un vendedor ambulante o un restaurant debe agradar, estar muy limpio, iluminado. Ofrezca garantías y servicios de postventa, sea amable y honesto con su cliente, ofrezca lo que puede dar, sin falsas promesas. No olvide que  LA MEJOR PUBLICIDAD DE SU NEGOCIO LA DÁ UN CLIENTE SATISFECHO
  • Corrija sus errores a tiempo. Si le cuesta darse cuenta de algo que no anda bien, y luego no sabe o no está seguro cómo solucionarlo, pregunte, busque alguna persona con experiencia en la actividad o en la administración de negocios (economista, administrador, contador….) 
  • Visualice el éxito de su negocio, cómo usted desea que funcione y se vea su negocio en un año, dos, cinco.
  • Sea proactivo, no espere a que los demás hagan primero, tome la iniciativa, aprenda de sus propios errores.
  • Recuerde que el camino más corto casi siempre no es el mejor y que sólo llegas más rápido a tus metas, pero llegas más lejos con un buen equipo.
  • Busca una proyección social de tu negocio: genera recursos y beneficios úsalos para el bien tuyo, de tu familia y de los que trabajan contigo, de tus vecinos, clientes, proveedores, de los que tienen menos; de una manera que genere a su vez más actividad económica local, más empleo, y que otros miembros de la comunidad se involucren en procesos de producción que se puedan enlazar con el tuyo, lo mismo suministrándote algo que necesitas o adquiriendo tus productos o servicios.
  • NO HABLE MAL DE LA COMPETENCIA. Busca alianzas, te permitirá bajar costos en compras mayoristas conjuntas, compartir experiencias, tecnologías y formas de hacer. 

 

Tags: