9 August 2016

Escrito por: Miguel Hernandez Fernández
“A los perdedores les afectan los cambios. Por el contrario, los ganadores son los que generan y lideran los cambios”
Joaquín Marcellán.
Toda aquella persona que desee emprender un negocio debe tener presente que alcanzar el éxito no es ningún camino recto y fácil, libre de obstáculos, confusión y en ocasiones parecemos estar en un callejón sin salida. “(…) pero si tenemos fe, siempre se abre una puerta ante nosotros; quizá no sea la que imaginamos, pero sí será, finalmente, la que demuestre ser buena para nosotros.” Debemos procurar que las acciones en la administración de las micro, pequeñas y medianas empresas (MPYMES) sean simples, flexibles y con rapidez. No hay necesidad de supercomplicar las cosas o confundirse uno mismo con temerosas creencias. Se debe dejar atrás los temores y disfrutar de la aventura.
Con respecto al tema del cambio, se puede decir que este ocurre, lo que hay que hacer es anticiparse al cambio, controlarlo, adaptarse con rapidez y disfrutarlo. Prepárate para cambiar y para disfrutarlo una y otra vez. El cambio es algo que nos ocurre a todos y en todas partes. Algunas personas no cambian nunca, y pagan por ello un precio muy alto. El cambio puede conducirte a un lugar nuevo y mejor, aunque en el momento en que se avecine no lo parezca así y tengas miedo. Una empresa solo puede cambiar cuando hay en ella suficientes personas dispuestas a cambiar.
Por supuesto, que el cambio tiene estrecho vínculo con la actitud, pues la actitud de una persona puede ser muy poderosa y a la vez tan devastadora. Para algunos, su actitud encuentra oportunidad en cada dificultad; otros encuentran dificultad en cada oportunidad. La condición de tu actitud determinará la calidad de tus relaciones con otras personas; que puedas o no convertir un problema en bendición; que te conviertas en víctima de la derrota o en un estudiante del éxito. La actitud puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso. La diferencia entre la gente es pequeña, pero esa pequeña diferencia es realmente muy grande. Según algunos autores, el diez por ciento de la vida se compone de lo que te sucede, el otro noventa por ciento está hecho de cómo tú respondes a lo que te sucede. Tus actitudes determinarán lo que serás.
¿Por qué los clientes se van? El 1% muere, el 3% se muda, el 5% se va por causa de la ubicación, el 7% se va por insatisfacción con el producto o servicio, mientras que el 84% de los clientes se van por causa de una actitud de indiferencia mostrada por uno de los empleados. ¡Tú estás a una actitud de distancia de una gran vida, un negocio exitoso y un futuro prometedor! Tú puedes cambiar, pero depende de ti. El cambio es indispensable para el crecimiento. Si dejas de cambiar, dejas de crecer. A nadie se le ha dado una actitud inalterable. Tú puedes cambiar, pero depende de ti. ¡Nunca es tarde para cambiar!
El mundo odia el cambio, aun así, es lo único que ha traído el progreso. Nuestras actitudes son como el timón de un barco. Tú serás gobernado por el timón o serás gobernado por las rocas. La lección es tuya. Si nos rehusamos a cambiar estamos en problemas. ¿Aceptas las limitaciones normales que detienen a todos los demás? ¿Estás dispuesto a aceptar lo que otros aceptan? ¡No lo hagas! Ese es el comienzo de la mediocridad. Nuestro futuro es más brillante cuando nuestra actitud es correcta. Tendrás más energía, tu creatividad aumentará, y ¡te mantendrás más joven! Desarrollar una actitud que atrae éxito es una labor interna. Siempre enfrentamos tormentas en la vida, pero recuerda: Nunca permitas que una tormenta externa se convierta en una tormenta interna. Tu actitud te proyectará o te vencerá en el medio de las tormentas. Desarrolla bien tu actitud.
Verás problemas en cualquier lugar, pero no permitas que tus ojos se queden enfocados en ellos. Busca respuestas y eso es lo que verás. El fracaso no es cuando te noquean, sino cuando te rehúsas a levantarte de nuevo. Aprende a rebotar del suelo. Lo que sea que busquemos es lo que encontraremos. Si estamos buscando algo bueno, veremos lo que es bueno. Si buscamos lo mejor en otras personas, entonces veremos a las personas más hermosas del mundo, dondequiera que miremos. Buscar lo que es malo en la vida hace que una persona desarrolle un cáncer mortal llamado ingratitud. Cultiva un espíritu de gratitud, sin importar las circunstancias. La vida es como un jardín. Solo crecerá lo que cultives.
Toma una decisión ahora para cambiar. Aumenta tu capacidad de enfrentar problemas y descubrir cuánto más fructífera puede ser la vida. Si deseas experimentar el éxito y fructificación en la vida, el carácter es un fundamento necesario. Sin él, nunca sobrevivirás al éxito. Si hay en ti superficialidad de carácter, fácilmente caerás presa en las garras del orgullo, de la avaricia, de la codicia o del abuso del poder. Cuanto más practiques el desarrollo de una actitud de excelencia, más experto te convertirás en eso. Aprende a desarrollar una buena actitud, no sucede por accidente. Necesita ser intencional y deliberado, nada menos.  El sufrimiento es inevitable; pero la miseria es una opción. El sufrimiento te cambiará; pero no necesariamente será para mejor. Tú tienes que elegir cambiar para mejor. Puedes permitir que tus reveses se conviertan en piedras de tropiezo o en escalones de ascenso. La vida puede hacerte mejor o peor. La elección es tuya. El fracaso no es algo que sucede cuando caes. ¡El fracaso es cuando rehúsas levantarte nuevamente!
¿Qué separa una vida fútil de una fructífera? Tu actitud. ¡Tu actitud será la diferencia entre existir y vivir! Cualquiera pueda desarrollar una actitud que atraiga el éxito. Una actitud que atrae el éxito comienza sabiendo qué oportunidades aceptar y cuáles rechazar. El éxito se relaciona más con la creación que con la adaptación. El éxito económico se deriva del hecho de ser diferente y de estar dispuesto a cambiar. Los emprendedores buscan y tratan de crear lo que no existe. Albert Einstein dijo que ¨la imaginación es más importante que el saber¨. Ser abierto es uno de los aspectos claves en la creatividad. Mientras más rara sea la combinación es más original el resultado. La combinación aumenta el valor agregado; pero hay que hacerla de modo tal que otros (clientes y competidores) no pueden desgajar las partes con facilidad. El nuevo producto debe ser indivisible.
El que puede cambiar sus pensamientos, puede cambiar su destino. Los únicos errores que se cometen en la vida son las cosas que no se hacen. Un emprendedor no debe dejarse vencer por los obstáculos, no puede ser tímido, tiene que escoger estrategias que le posibiliten lograr los objetivos, debe reflexionar las consecuencias en caso de que no dé resultado. Debe pensar sobre los diferentes tipos de críticas y prepararse para refutarlas. Debe usar sus energías sabiamente y evitar los enfrentamientos innecesarios. Para fomentar el espíritu emprendedor es necesario un margen de tolerancia al fracaso o las equivocaciones. Los fallos formas parte de la cultura de la innovación y son la antesala del éxito. Se aprende más de los errores que de los aciertos. Si tu pensamiento es pobre, así tu perspectiva será; y si tu perspectiva es pobre, así tus decisiones serán. Debes elegir ser entre un emprendedor exitoso y un fracasado. ¡Depende de ti, la actitud es todo!

Tags: