19 June 2017
MSc. Ernesto A. Figueredo Castellanos
Un buen libro es como un viaje maravilloso que uno no desea termine nunca, y cuando estás en la última página ya sientes nostalgia de los personajes, las conversaciones, los lugares descritos e idealizados por quien lee. Muchas veces leer literatura técnica sobre admistración o gestión de proyectos y negocios, comunicación, , finanzas, economía…; se torna aburrido, tedioso, muy estadístico o demasiado teórico. Pero no ha sido el caso de este emocionante y breve texto llamado LA PARADOJA
Un relato sobre la verdadera esencia del liderazgo, del autor James Hunter.
 
No he rebuscado sobre quien es el autor, su libro dice mucho sobre su personalidad. Incluso me queda la duda si es todo ficción o si es una realidad con ciertas licencias literarias, una autobiografía o un testimonio de vida. Lo cierto es que cualquiera persona interesada en cómo ser un buen lider (en su familia, negocios u organización en la que trabaja, equipo deportivo, cargo político, responsabilidad religiosa, etc.) tiene un guía muy interesante en La Paradoja.
Una de las más fervientes y apasionadas conclusiones es que SE GESTIONAN COSAS, PERO A LA GENTE SE LIDERA. Me vino en medio de los ojos, lo escuchaba (primero reproduje varias veces el audiolibro) y leí luego muchas veces: “La gestión no es algo que hagas con la gente. Puedes
gestionar tu inventario, tu talonario de cheques, tus recursos. Pero no gestionas otros seres
humanos. Se gestionan cosas, se lidera a la gente” (pág 12)
Simeón, el profesor temporal del retiro para administrativos, gerentes y líderes en que se desenvuelve la trama, escribe en un pizarrón “Liderazgo —El arte de influir sobre la gente para que trabaje con entusiasmo en la consecución de objetivos en pro del bien común.“
Y continúa diciendo Simeón (antes un afamado gerente, resucitador de empresas moribundas, ya retirado luego de la muerte de su esposa): “Una de las palabras clave es «arte»,'hemos definido el liderazgo como un arte, y yo he tenido ocasión de ver que así es. Un arte es simplemente una destreza aprendida o adquirida. Yo mantengo que el liderazgo, el influenciar a los otros, consiste en una serie de destrezas que cualquiera puede aprender y desarrollar si une al deseo apropiado y las acciones apropiadas. La segunda palabra clave de nuestra definición es «influir». Si el liderazgo tiene que ver con influir sobre los otros, ¿cómo conseguiremos desarrollar esta influencia sobre los demás? ¿Cómo conseguiremos que la gente haga nuestra voluntad? ¿Cómo conseguiremos sus ideas, su compromiso, su excelencia, que son, por definición, dones voluntarios?” (pág. 13)
Aquí se plantea entonces una dialéctica muy interesante donde pudiera pensarse en dominación al otro, subyugación de la voluntad del lidereado/empleado. Se realiza un debate entre los estudiantes: Jonh (el narrador y protagonista), Chris (una exitosa entrenadora de baloncesto), Greg (el sargento), Theresa (directora de escuela) y Kim (jefa del servicio de enfermería de un hospital), Lee (pastor evangélico) y Simeón que aclara algunos conceptos y va guiando hasta algunas brillantes conclusiones:
“Poder —La capacidad de forzar o coaccionar a alguien, para que éste, aunque preferiría
no hacerla, haga tu voluntad debido a tu posición o tu fuerza.”
“Autoridad —El arte de conseguir que la gente haga voluntariamente lo que tú quieres
debido a tu influencia personal.”
Acá la directora dice brillantemente: “Por lo que yo entiendo —dijo la entrenadora—, estás diciéndonos que se puede estar en una posición de poder y no tener autoridad sobre la gente. Y, a la inversa, se puede tener autoridad sobre la gente y no estar en una posición de poder. Así pues, ¿el objetivo sería estar en el poder y, además, tener autoridad sobre la gente? 
Y aclara el sabio Simeón: “¡ Lo has expresado perfectamente, Chris! Podemos también ver la diferencia entrepoder y autoridad porque el poder se puede comprar y vender, se puede dar y quitar. Puedes tener poder por el hecho de ser el cuñado o el amiguete de alguien, o por haber heredado dinero o poder. Esto no vale para la autoridad. La autoridad tiene que ver con lo que tú eres como persona, con tu carácter y con la influencia que has ido forjando sobre la gente”.
El resto se los dejo a ustedes, será una lectura (o audición) divertida, con mucho aprendizaje…e inversión en tiempo que vale la pena. 
 
Si nos envías un email con la solicitud del texto, te lo podemos hacer llegar en PDF.

Tags: