1 July 2020
¨Los griegos representaban a la oportunidad como una diosa calva y con alas en los pies. 
Venía, se presentaba, y si no la tomaba uno, ni siquiera de los cabellos la podía detener.¨
 
Autor: MSc. Miguel Hernández Fernández
A la hora de emprender un negocio es necesario primeramente tener bien claro algunos aspectos esenciales, que de obviarlos conducirían al fracaso inmediato. El negocio a emprender no debe realizarse por embullo sino a partir de las necesidades, intereses y fuertes motivaciones personales, sin dejar de lado las habilidades y conocimiento que se poseen. Además, de la existencia de demandas en el mercado como una oportunidad a aprovechar- Un negocio si no piensa en servir poco avanza y termina “dándole la espalda” a los clientes.
1) Desinformación
La información es poder, y sin esta no se puede evaluar la situación en la que se encuentran, y por tanto, será imposible tomar una decisión eficaz que garantice el éxito. Usualmente, las personas que se aventuran a emprender un negocio acuden a su experiencia o a la apreciación, y esto muchas veces les juega una mala pasada, que conlleva a decisiones ineficaces e ineficientes. 
2) Motivación
Sentirse incentivado por la idea de negocio a desarrollar es una buena señal, pues aquella persona que esté desmotivada es poco probable que obtenga resultados positivos y muchos menos alcance las metas. La motivación es como el vapor que necesitaba una antigua locomotora para arrancar y no parar. 
3) Socios problemáticos
El desarrollo de cualquier negocio en sociedad con otras personas, parte de la confianza que debe existir. La confianza cuesta formarla, pero si se pierde rápidamente dejando muchas fisuras irreparables que ni el tiempo resuelve. Por ello, es muy importante definir las pautas en las relaciones de negocios en la que hay más de una persona: cantidad de trabajo, quién toma las decisiones, qué cantidad de recursos aporta cada socio, cómo se distribuyen las ganancias, en caso de separación cuáles son las condiciones y compensaciones por el capital aportado, entre otros. 
4) No tener un equipo calificado
La selección de los recursos humanos es el elemento más importante al emprender un negocio. Hay que definir los cargos de trabajos, con su objetivo, funciones, responsabilidad, relaciones con otros cargos de trabajo, a quién se subordina y los requisitos. No se debe contratar a una persona para adaptarla al cargo de trabajo, sino que la persona que opta por el cargo de trabajo debe cumplir con los requisitos y ser idónea. Poseer personas calificadas y con las competencias laborales necesarias posibilita tener una fortaleza de mucho peso en la gestión organizacional.
5) Empezar con poca liquidez
Se debe determinar el monto del capital de trabajo para los tres primeros meses, con el propósito de contar con la disponibilidad de recursos monetarios que faciliten la adquisición de materias primas e insumos, el pago de salarios, electricidad, combustible y otros gastos imprescindibles para el funcionamiento del negocio. El capital de trabajo o fondo de maniobra es conocido usualmente como el ¨fondo¨, este permite evitar desequilibrios financieros y escasez de liquidez, debido a que en sus inicios las ventas en el negocio no serán significativas.
6) Muchos costos fijos
Los costos fijos o indirectos son aquellos que no tienen una relación directa con el nivel de venta en el negocio, que se asumen para el funcionamiento del emprendimiento, pero su monto no debe ser significativo con respecto al total de costos, o sea, la suma de los costos directos e indirectos. Entre los principales costos fijos que se incurren se hallan los vinculados con el arrendamiento, pago de licencia (patente), teléfono, internet, electricidad, transportación, alimentación, servicios contratados, y otros. Mientras menos costos fijos se tengan en el comienzo más “ligero” se estará para el difícil ascenso de iniciar un negocio.
7) Intentar tener éxito prescindiendo del marketing y la comunicación
Se debe aclarar que el cliente no depende de nosotros, sino que dependemos del cliente. Por tanto, el marketing nos ofrece varias herramientas que permiten definir un producto o servicio enfocado a las necesidades de acuerdo al público objetivo o mercado meta, establecer un precio en correspondencia a los costos o a la ganancia esperada, conocer las tendencias del mercado, los competidores existentes y potenciales, las cuotas de mercado, la distribución de los productos y servicios, y utilización de los diferentes medios para la comunicación. Lo que no se conoce, no se vende. Nadie puede pretender abrir un negocio, y que al instante los clientes formen una cola para adquirir los productos y servicios sin haber realizado antes ninguna acción de comunicación. Los “milagros” y la “suerte” en los negocios son una consecuencia de varias acciones con una meta y un objetivo previamente determinado, con vista a obtener un resultado esperado. Algo fundamental, la mejor publicidad del  negocio la hacen los clientes complacidos con su producto o servicio… conozca qué esperan y les gusta y… hágalos felices!!
8) No apelar a internet
Los negocios en la actualidad le es imprescindible su presencia en la red de redes, conocida por todos, como Internet. Este es un medio importante siempre y cuando se hagan las acciones correctas, con el propósito de comunicar las actividades que realiza el negocio, ya sea a través de la página web, redes sociales (Facebook, Twitter, y otras más), e-mail marketing, y otros. Además, usted puede tener una página web pero esto no conduce automáticamente a que los internautas accedan a su sitio. Hay que efectuar la labor de posicionamiento web y de indexación de las actividades que realiza el negocio, para que los clientes potenciales se interesen y den clic en los diferentes link con la información que se publique. La cuestión no es “estar” en internet  o en las redes sociales, la meta es comunicarse con los clientes y que ellos promuevan, divulguen, se interesen por lo que publicas sobre el negocio.
9) Confundir una buena idea con una oportunidad imperdible
Para iniciar cualquier emprendimiento se debe partir de una idea de negocio que nos motive. Teniendo presente que puede ser una oportunidad pero con la evaluación económica, no sea factible invertir debido a diversos aspectos presentes en el entorno. Por ello, se debe evaluar aspectos de mercado, financieros y económicos antes de hacer la inversión, y “darle el frente” a elementos positivos y negativos que no deben ser ignorados.
10) No corregir errores
Cometer errores es de humano, no reconocerlos y corregirlos es de ignorantes. El éxito se consigue tomando decisiones que conllevan en ocasiones a errores, pero no a horrores. La mejora continua permite la evaluación permanente y el desarrollo del negocio con un crecimiento responsable. Un emprendedor sabe que el NO significa: NUEVA OPORTUNIDAD, por eso algo que no se haya hecho bien, es solo un aprendizaje para intentarlo mejor.
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.