6 February 2017
Domingo 5/febrero, Castelgandolfo, Roma, Italia
 
Pues se acabó la actividad! No está demás decir lo maravilloso de estos días, ha sido un compartir total. Siento que se me quedan cosas por hacer, gente por conocer, relaciones por consolidar, cosas que aprender. Pero sin dudas, de las cosas más grandes que me ha pasado en la vida es haber saludado al Papa. Sí, que todavía no me lo creo pero fue así, le di la mano y las palabras que me salieron fueron estas: Hola, soy Ernesto, de Cuba. Allá rezamos mucho por usted. Él dijo, en un estrechón de manos muy cálido: Gracias, lo necesito.
Ya tengo una foto con él, pero no he podido tener de las que tiraron los fotógrafos oficiales. No sabía que yo iba a ser de los menos de 30 personas que lo saludarían. En total en aquella enorme sala había 1200 personas de 54 países. ¿Qué significa que yo haya tenido esa oportunidad? ¿Por qué he sido elegido entre tantos? Fue una audiencia con actores de EdC, muchos participamos en el Congreso Mundial y otros vinieron solo para la audiencia, sobre todo de Italia. Sus palabras me retumban en la cabeza, creo que debo leer o ver de nuevo todo el discurso. Además, hay que bajarlas al corazón para hacerlas vida. Aclarar bien temas como el dinero y su lugar en nuestra vida y como empresarios, el respeto y cuidado de la naturaleza, los distintos tipos de pobreza y la construcción del futuro hoy con planteamientos sólidos como la economía de comunión.
He recibido un rosario bendecido por él. Es un gran regalo, que compromete a tener una vida más rica en oración, a tener más momentos de recogimiento y de entrega a pensamientos positivos. Bruni ha hecho una reflexión que me deja pensando: “es difícil ser agnóstico”. Son tantas las señales que Dios nos brinda, Francisco es una gran señal, un gran símbolo de estos tiempos. Pero la riqueza de su discurso y también de la economía de comunión, es que hay que aceptar con amor y auténtica acogida a todos.
Luego del almuerzo de hoy domingo, cada cual comienza a regresar a su lugar de origen, aunque algunos aprovechan para conocer. Aprovecho para irme hasta Turín donde hay un Polo y varias empresas de EdC. Voy en un tren de alta velocidad con Ugo, estaré en su casa, con su familia. Luego llego hasta Loppiano, veo otras empresas, conozco Sophia, saludo a Baggio.
Entonces aquí comienza la segunda parte del viaje. La tercera será en Messina, Sicilia, pero ya serán otras historias. 
 
 
MSc. Ernesto Antonio Figueredo Castellanos
Presidente ejecutivo GESTAR

Tags: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.