20 January 2018

Escrito por: Malcom Calvo Llorella.
Para las personas que construyen realidades en el llamado “sector no estatal”, aun cuando se vive los primeros días del calendario, parece que el tiempo se acelera y los días se comprimen. Las urgencias, las incertidumbres, las carencias y los “correcorres” diarios van dejando atrás los momentos “de fiesta” del fin de año y vuelven a la maratón cotidiana de la supervivencia y, ¿por qué no? del crecimiento.
Si bien el hoy siempre termina olvidando al ayer, es provechoso traer al presente algo que se vivió hace casi un mes: el Taller INCUBA EMPRESAS 2017, efectuado en el Aula Magna del Centro Loyola Reina, en diciembre pasado en La Habana, Cuba. Y se hace motivado por compartir lo que en este evento se vivenció y, sobre todo, por lo mucho que sirve para navegar las “aguas turbulentas” de las indecisiones gubernamentales sobre el ¨perfeccionamiento¨ del marco legal para las actividades económicas en el ámbito no estatal (trabajadores por cuenta propia y cooperativas no agropecuarias).
INCUBA EMPRESAS, es un proyecto del Centro Loyola, perteneciente a la Compañía de Jesús, que desde el 2011 promueve el bien común y la equidad en una sociedad inclusiva y sostenible, dando prioridad a los más vulnerables mediante el apoyo al desarrollo exitoso de los emprendedores, las cooperativas y del sector privado en general, según los principios de la economía social y solidaria, la responsabilidad social empresarial, la economía de comunión y otros análogos. Para ese propósito trabajan en las líneas de formación y desarrollo humano, mediante cursos y ciclos de charlas y conferencias; en las asesorías y el acompañamiento directo a los emprendedores (trabajadores por cuenta propia y cooperativistas) en la administración de sus negocios; así como en la producción, difusión y uso de conocimientos y buenas prácticas para la gestión de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES), que actualmente funcionan en Cuba, a través del Observatorio.
En un apretado programa, el Taller INCUBA EMPRESAS 2017, convidó al diálogo sobre asuntos prioritarios en la agenda de los emprendedores, y abrió micrófonos a voces autorizadas, por la investigación y la experiencia, en los temas tratados. Fue admirable por la suma provechosa de “tanques pensantes” que el proyecto INCUBA EMPRESAS ha comprometido en su quehacer.
Poder adentrarse en la práctica de los negocios bajo un enfoque de Responsabilidad Social Empresarial, con los principios de gestión propuestos por la Norma ISO 26000, guiados por el Dr. Erwin O. Aguirre de Lázaro; descubrir las historias de la Compañía de Jesús en su labor con cooperativas en Latinoamérica y el Caribe, en el verbo acertado del Padre Cela; recorrer el presente y las tendencias de las cooperativas en Cuba junto al Dr. Ricardo J. Machado Bermúdez y al Lic. Juan R. Guzmán Hernández; y actualizarse sobre la didáctica de la capacitación a empresarios con el Dr. Orlando Carnota Lauzán, es, sin duda alguna, una oportunidad de lujo para la comprensión y el discernimiento de la  realidad en la que se funciona.
Igual de sustancioso fue compartir resultados investigativos sobre las prácticas y tendencias de la actividad económica privada, mal llamada “por cuenta propia”, con el M.Sc. Yarbredy Vásquez López y participar de las prácticas del cooperativismo no agropecuario a través del decir encendido y juicioso del Eduardo Fidalgo Iglesias, Presidente de la CNoA de servicios económicos, ACERCO. Faltaba tiempo para dar espacio a todas las interrogantes, reflexiones y sugerencias que surgieron de los intercambios entre ponentes y participantes. Bullían el saber, las posibilidades de hacer y el compromiso a la acción.
GESTAR participó poniendo en común los principios de la Economía de Comunión (EdC) y sus experiencias en Cuba, sumando actitudes a la “utopía real” de una práctica económica centrada en el crecimiento material y espiritual de los seres humanos emancipados en, y por, la solidaridad y la gratitud. La EdC, en su esencia, es poner a la persona en el centro de las organizaciones, ya sean con fines de lucro o no, mediante el diálogo, la fraternidad y la reciprocidad, como pilares fundamentales. Sobre todo, aunque se destine una parte de las utilidades a las personas vulnerables, ser sal, semilla y levadura en pro de una sociedad más equitativa, inclusiva y de ayuda mutua.
Rememorar lo vivido en el Taller INCUBA EMPRESAS 2017, en esto días de inseguridad y espera sobre los nuevos escenarios de la economía no estatal, devuelve la certidumbre en que son cada vez más necesarios el conocimiento y el diálogo comprometido entre todos los actores de esta parte de la realidad de nuestra Casa Cuba. Gracias a los colegas de INCUBA EMPRESAS, con Linsuaín liderando, por su impulso de fe.

Tags: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.