28 November 2017

“Llegué al banco y no había cola”. Es un espejismo, pero tal vez algún día lo deje de ser. Para empezar, habría que ver cuánto éxito (en términos de aceptación) pudiera tener el servicio de Banca móvil que tiene previsto masificar el próximo año 2018 en la capital de Cuba el Banco Metropolitano (BM).
Es una nueva asistencia en fase de prueba, a la que ya están inscritos más de mil clientes seleccionados, los que deben llegar a 10 000 en el actual período de ensayo, tras el que prevé ampliarse, según se conoció durante una conferencia de prensa ofrecida por la directiva de la institución.
Orlando López Garcés, presidente del BM, explicó que la prestación tiene entre sus ventajas el fácil acceso, la inmediatez, la confiabilidad, la seguridad y el ahorro de tiempo.
A través de la Banca móvil podrán realizarse transferencias entre cuentas soportadas en tarjetas magnéticas; consultar y pagar las facturas de los servicios de agua, electricidad y teléfono, y consultar el saldo de sus cuentas de tarjeta magnética y las últimas operaciones realizadas.
«Banca móvil, mi banco en el móvil», es el lema del BM para identificar el servicio, al que podrá accederse, cuando se masifique, poseyendo un teléfono móvil con sistema operativo Android, una cuenta soportada en tarjeta magnética emitida por el BM, y una tarjeta de telebanca.
La vida va por ahí, y el BM también: el uso masivo de las nuevas tecnologías. Será lo único que podrá aliviar las colas en los bancos, que, para mi gusto, están bastante sobrecargados de tareas.
Por ese rumbo también andan los cajeros automáticos. De los casi 530 que hay en la capital, el BM opera 481, y para fines de años aspira a frisar los 500, para seguir siendo la entidad mayor operadora de estos ingenios en el país.
No siempre, empero, hay satisfacción con este servicio. Durante el encuentro de ayer con los medios, los directivos del Banco Metropolitano esclarecían que estos son su responsabilidad. López Garcés enfatizaba: «Somos quienes debemos garantizar que nuestros cajeros automáticos estén limpios, dignos, y, por supuesto, que funcionen».
Eso está bien. Las responsabilidades no pueden delegarse, ni culparse a otros, aunque bastante ayudaría, además, que quienes acuden a donde están emplazados estos dispositivos mantuvieran la disciplina y pulcritud que el sentido común y las elementales normas de convivencia dictan.
Las tarjetas magnéticas activas emitidas por el BM suman alrededor de 1 900 000. Su entrega se prioriza para los jubilados, la domiciliación de nóminas de empresas, los trabajadores por cuenta propia y los colaboradores en el exterior.
Entre las novedades al respecto están el cajero automático reciclador, que permite depósitos y extracciones en pesos cubanos (CUP) —el BM ya tiene siete— y dos cajeros multifunción instalados en la Terminal III del Aeropuerto Internacional José Martí, los que permiten canjear el euro, el dólar canadiense y el dólar estadounidense a CUC.
Antes de venir para la Redacción a escribir esta reseña, «pasé por el banco y la cola seguía ahí». Según nos comentaban los directivos del BM, los días 19 y 20 de cada mes son «difíciles»: aunque pueden hacerlo antes, casi la mitad de los trabajadores por cuenta propia acuden esos dos días a sus instalaciones para honrar las cuotas tributarias correspondientes.
Algo parecido ocurre entre el 8 y el 12 de cada mes con los cajeros automáticos; es por esas fechas cuando reciben sus honorarios buena parte de los trabajadores de la capital que usan tarjetas magnéticas. Y también están los pensionados: alrededor del 80 por ciento de estos en la ciudad, operan sus dineros a través del BM, tanto en ventanilla como a través de tarjetas magnéticas.
 
Financiamiento en 24 horas a personas afectadas por el huracán Irma
El respaldo del país a las familias perjudicadas por el paso del huracán Irma en septiembre pasado favoreció el otorgamiento por parte del Banco Metropolitano de más de 700 créditos a personas afectadas, a bajos intereses y por un valor superior a 1 640 000 pesos.
Las operaciones se desarrollaron según lo establecido para el caso y las respuestas se dieron en alrededor de 24 horas, informó Lidia Naranjo Pérez, directora de Banca Personal de la entidad, quien también señaló que los subsidios a raíz del evento hidrometeorológico superaron los 7,4 millones pesos.
La cartera de créditos del Banco Metropolitano favorece la entrega de estos a la población para la adquisición de materiales de la construcción y la compra de equipos de cocción. Por estos conceptos, en 2016 otorgaron 49 millones de pesos, y en lo que va de año —hasta el 10 de noviembre— suman casi 56 millones de pesos.
Con información de Cubadebate.

Tags: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.