25 January 2017

Del 15 al 17 de diciembre de 2016 se desarrolló el Primer Taller Territorial de Arquitectura, Artesanía, Ingeniería Forestal-Silvícola y Tecnológica en las Construcciones con Bambú, Bambú ArqTec.cons en la sede de la UNAICC de la ciudad de los tinajones y contó con la participación de una treintena de especialistas, investigadores, artesanos, profesores y usuarios del bambú de Guantánamo, Holguín, Cienfuegos y Camagüey.
Las actividades se iniciaron con la mística ¨Plantando la esperanza¨ donde se escenificaron performance relacionados con la exclusión social, contaminación química, deforestación, sequía, consumismo tecnológico, con el propósito de fomentar la cultura por el cuidado del medio ambiente. Además del llamado, mediante dibujos, a los centros de poder económico y financieros para la preservación del planeta ante el cambio climático.
Se escuchó brevemente parte del Discurso de Fidel en la Cumbre de la Tierra en 1992, donde abogaba por la preservación de la especie humana frente a la amenaza de extinción debido al agotamiento de los recursos naturales, el calentamiento global, la afectación de la capa de ozono y la aplicación de las políticas neoliberales como práctica económica en varios países con desigualdades.
El objetivo del taller fue Socializar experiencias y lecciones aprendidas sobre el ciclo productivo del bambú, su atención cultural, propagación, manejo en fincas, corte, curado tratamiento y uso sustentable, como elementos esenciales para el bienestar de la humanidad.
Se realizó la presentación de los asistentes al taller, donde se compartió las actividades que desarrollan, procedencia, profesiones, experiencias de trabajo y expectativas. Se propuso añadir al objetivo del taller la materialización de acciones concretas a realizar en la provincia de Camagüey y que se deriva del compromiso que se asuman para escribirlas y tramitarlas con las autoridades locales.
Adalberto Infante, artesano holguinero, presentó sus experiencias del trabajo con el bambú en la elaboración de muebles, piezas de artesanía y construcciones. Los muebles construidos llevan más de 20 años de fabricado y aún permanecen en la casa para su utilización. El ranchón ha resistido los desastres naturales y comentó que el bambú es resistente, no cambia su composición ni con la incidencia del fuego. Se confeccionan artesanías comercializables (velas, objetos decorativos, búcaros). No hace falta pegamento, ni clavos pero si es necesario un buen diseño, presencia y tacos del mismo bambú para ensamblar.  
A la pregunta de si es más resistente que la madera, Infante dijo que el bambú tiene 3 veces más la posibilidad de absorber la compresión y torsión. Además, las células de afuera hacia dentro se van uniendo y absorben más cualquier fuerza que se ejerza sobre él. Comentó que la fuente o insumos se adquieren de una finca establecida en el Parque Botánico de Holguín; y que las condiciones ideales para el cultivo es variable por la capacidad de adaptación que posee, es tan versátil que aunque se someta a diversos hábitats es capaz de rendir y resistir pero necesita atención. Asimismo el secado se realiza a 95% de curación el resto es a riesgo y se efectúa a la sombra, al aire libre, de forma vertical que asemeje su crecimiento natural. En 15 días de grosor medio se seca, si es muy grueso demora cerca de 3 meses. Se puede cortar en cualquier luna, lo necesario es curar luego de que la planta tiene entre 30% y 40% de humedad. Si se usa el petróleo para curar y luego se flamea con soplete, el bambú no se quema. Existen otros métodos pero casi nunca se emplean, lo que posibilita su durabilidad es el curado por el método que sea.
Yoni Miller contó algunas de sus experiencias como artesano sobre el curado del bambú por inmersión. Agregó que se utiliza el petróleo porque el keroseno se evapora y mancha. Él se incentivó para la producción porque hay una alta demanda de varas y construyó un vivero, con plantaciones de procedencia cienfueguera. Ejemplo, de los resultados alcanzados en estos 20 años de trabajo se menciona el hotel El Bosque que está amueblado totalmente con bambú.
Agregó Adalberto que estos trabajos son muy buenos, a todos entusiasma, pero tiene una antesala de promoción de siembra de este cultivo, conocimientos técnicos para su logro y allí está  el trabajo de todos lo que están directamente vinculados a áreas productivas para establecer el bambú.
Luego, Julio León Cabrera, especialista e investigador cienfueguero expuso la ponencia Potencialidades de la colección de bambúes del Jardín Botánico de Cienfuegos (JBC). Explicó que los  bambúes  son  plantas  que  por  su  belleza  y  sus  múltiples  aplicaciones han  fascinado  a  los  cultivadores,  así  como  han  motivado  a  diversos especialistas  en  su  estudio.  Son  originarias  en  su  mayoría  de  las  regiones tropicales  y  subtropicales  del  planeta.  En  nuestro  país  el  nivel  de endemismo  es  bajo  y  se  corresponden  fundamentalmente  a  especies  de porte  herbáceo.  Por  esta  razón  las  especies  leñosas  de  porte  arbóreo presentes  en  Cuba  fueron  introducidas  en  su  mayoría  por  el  Harvad Botanical  Garden,  hoy  el JBC  tiene como  objetivo  principal  el  estudio  de  las potencialidades  económicas  y  de  su  comportamiento  bajo  las  condiciones climáticas de nuestro país, con vistas a un uso extensivo de estos recursos.
Además, en  años  anteriores  el  uso  de  estas  especies  solo  ha  sido  en  labores emergentes y en artesanías y su extensión en los planes de reforestación ha sido  limitado  y  con  pocas  excepciones,  por  lo  que  consideramos importante  dar  a  conocer  las  potencialidades  de  las  especies  presentes  en la  colección  del  JBC,  para  incentivar   estas  maravillosas  plantas  como opciones en los planes de reforestación.
Igualmente, la arquitecta MSc. Idania Montero Casas, profesora de la facultad de construcciones de la Universidad de Camagüey, presentó diseños de viviendas rurales con el uso de la tecnología constructiva que emplea al bambú como material de construcción, y los criterios de sustentabilidad en la construcción de viviendas rurales con bambú en Cuba. Dentro de los aspectos a considerar en los criterios de diseño para las viviendas se hallan: espacio-funcionales, físico-ambientales, técnico-constructivos, y formales. Del mismo modo, argumentó las ventajas del bambú para su aplicación en la construcción entre las que encuentran su resistencia con respecto al roble, la haya y el arce, y su estabilidad. También, es un producto barato y abundante, permite diseños arquitectónicos distintos, se utiliza como refuerzo en elementos estructurales (se le denomina al bambú el acero del siglo XXI), ahorra energía por concepto de climatización en el interior de la edificación. Posee como desventajas su resistencia a la humedad, los huracanes, el fuego; sin embargo si se toman medidas preventivas se garantiza su durabilidad en el tiempo.
Posee un ciclo de crecimiento corto (puede segarse a los 3 o 5 años y es la planta con crecimiento más rápido en el planeta), el rendimiento por hectárea llega a ser 25 veces superior al de la madera, aumenta su biomasa entre un 10% a 30%, absorben de 7 a 15 toneladas de dióxido de carbono del aire por hectárea, reduce la polución del agua debido a su alto consumo de nitrógeno, se comporta como una bomba de almacenamiento de agua (es una hectárea de Guadua pueden almacenarse 30 375 litros de agua, es decir, el agua para 150 personas por día), propicia la regulación de los caudales y la protección del suelo a la erosión.

Tags: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.